Saltar al contenido

Las creencias griegas

Los griegos desarrollaron una compleja mitología, en la que los dioses, aunque eran inmortales, tenían atributos humanos. La mayoría de los cultos a estas divinidades tenían carácter festivo, como el teatro o los Juegos Olímpicos.

Mitología griega: dioses y héroes

Los griegos tenían muchos mitos e historias de tema religioso. La mitología explicaba el origen del mundo de las divinidades y de los seres humanos, y narraba la vida de los dioses y de los héroes más famosos. Todas las ciudades griegas compartían la misma religión y los mismos dioses. Zeus era el dios principal y tenía autoridad sobre el resto. Las divinidades griegas más importantes residían en el monte Olimpo; personificaban las fuerzas de la naturaleza, representaban una profesión o actividad humana y eran el patrón o patrona de una polis. Por ejemplo, Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra, era la protectora de la ciudad de Atenas. Los dioses tenían aspecto humano y, aunque eran inmortales, tenían cualidades y debilidades humanas: comían, bebían, se amaban y luchaban entre ellos.

Los griegos creían también en criaturas fantásticas como el centauro (un caballo con cabeza, brazos y busto humanos) o los cíclopes (monstruos con un solo ojo).

Los dioses griegos intervenían constantemente en la vida de los seres humanos. Incluso podían tener hijos con ellos. Los héroes, como Aquiles, Teseo, Ulises o Herakles (Hércules), eran los hijos de un dios o diosa y un ser humano. Eran muy poderosos, pero tenían condición de mortales como las personas. Las familias griegas más importantes se enorgullecían de su descendencia de algún héroe mítico y muchas ciudades atribuían su fundación a uno de esos semidioses.

Templos y oráculos

Como los griegos atribuían a los dioses un carácter humano, los fieles debían procurarles casa, criados, alimentos y riquezas. El templo cumplía la función de casa de los dioses y los sacerdotes y sacerdotisas la de sus servidores. Las ofrendas de los fieles en los templos correspondían al alimento y las riquezas que los dioses exigían.

Busto de Zeus

Los griegos creían que se podía adivinar la voluntad divina a través del oráculo. La adivinación buscaba respuestas sobre aspectos del pasado, del presente y del futuro. Los griegos creían que las divinidades provocaban en las sacerdotisas, llamadas pitias y sibilas, un estado de posesión divina y estas daban respuestas enigmáticas. El oráculo más famoso era el de Delfos, uno de los principales santuarios de la Grecia antigua.

Los Juegos Olímpicos

Los griegos organizaban competiciones deportivas en honor de los dioses. La más famosa y solemne de Grecia fueron los Juegos Olímpicos, que se celebraban cada cuatro años en la ciudad de Olimpia en honor de Zeus. Los primeros Juegos Olímpicos tuvieron lugar en el año 776 a.C. y los griegos contaban el tiempo a partir de esta fecha. Las Olimpiadas convocaban a atletas de todas las polis y se declaraba una tregua entre todas las ciudades griegas. Los juegos duraban siete días, durante los cuales los atletas participaban en diversas pruebas deportivas. Durante el primer día se organizaba una procesión, en la que se llevaban ofrendas al dios Zeus y a la diosa Hera. Los vencedores eran aclamados por el público y obtenían como premio una corona de olivo.

El teatro griego

Las primeras representaciones teatrales fueron tragedias y en ellas se escenificaba el momento más dramático de la vida de un héroe. La comedia apareció posteriormente y sus argumentos manifestaban una dura crítica a la sociedad griega de esos momentos. La tragedia conducía al espectador a tomar conciencia de los grandes problemas de la existencia a través del miedo; la comedia lo hacía por medio de la risa. Todo el mundo, excepto los esclavos, podía asistir a las representaciones teatrales y la entrada era gratuita para las personas sin recursos. Las representaciones tenían lugar en teatros de forma semicircular, en los que se distinguían tres partes principales: la grada, la escena y la orquesta. El público podía ver la escena y la orquesta desde cualquier emplazamiento y la sonoridad era excelente.