Saltar al contenido

Sociedad estamental y feudalismo

En una época tan insegura los reyes encargaron a los nobles la defensa de sus territorios. A cambio, les cedían una parte de sus tierras para su explotación.

Sociedad estamental La sociedad medieval estaba dividida en tres grupos o estamentos: los caballeros, los clérigos y los que trabajaban Los caballeros eran los hombres de armas. Su misión era defender al resto de la población en caso de ataque. Los clérigos eran los monjes y los sacerdotes. Se dedicaban a rezar para lograr la salvación espiritual de las personas. Los campesinos y otros trabajadores eran los encargados de producir los alimentos y objetos necesarios.

Los dos primeros estamentos eran privilegiados: estaban constituidos por una minoría de la población y gozaban de privilegios como no pagar impuestos, no trabajar y participar en los cargos más elevados. El resto de la población, la mayoría, eran no privilegiados. Se pertenecía a cada estamento por nacimiento, excepto al de los clérigos, y era casi imposible pasar de uno a otro.

Orígenes del feudalismo

El imperio carolingio se desmoronó poco después de la muerte de Carlomagno, a causa de las luchas entre sus sucesores y de la llegada de pueblos invasores, como los vikingos, magiares y normandos. Fue una época de gran inseguridad. Los reyes eran incapaces de defender sus posesiones porque sus ejércitos eran escasos, y tampoco tenían medios suficientes para que su autoridad alcanzara todos los rincones del reino. Solo un reducido grupo de juristas, eclesiásticos y guerreros los ayudaban en su gobierno. Este grupo constituía la corte. Por eso, los reyes repartían tierras entre los principales nobles y los monasterios y, en ellas, estos se encargaban de la defensa, impartían justicia y cobraban impuestos a los campesinos. Estas tierras recibían el nombre de feudo o señorío, y en esta época está el origen del feudalismo.

Relaciones de vasallaje

Los nobles estaban obligados al rey por un pacto de fidelidad. El rey concedía el feudo a cambio de que el noble comprometiese a prestarle ayuda militar y consejo en el gobierno. El rey era el señor del noble y este último convertía en vasallo del rey. El vasallaje conllevaba una ceremonia muy ritualizada en la que el vasallo prestaba homenaje a su señor, poniendo sus manos entre las de este y besándole en la cara o en la boca, le juraba fidelidad y se obligaba a ofrecerle su ayuda y su apoyo, sobre todo militar. Por su parte, el señor se comprometía a asegurarle su protección y a mantenerle en su propia casa o a concederle un castillo o unas tierras con las que mantenerse él mismo.

A su vez, los nobles y monasterios podían tener vasallos propios, que solían ser nobles menos importantes. A cambio de jurar lealtad a su señor, estos últimos les daban una parte de sus tierras, es decir, un feudo más pequeño. De esta forma, una cadena de lazos personales ligaba al rey con todos los nobles del reino.

Feudo: reserva señorial y mansos El castillo, la residencia del señor, era el centro del señorío. En cada señorío había varias aldeas, en las que vivían los campesinos que dependían de ese señor. Las tierras se dividían en la reserva y los mansos. La reserva era la parte del feudo explotada por el propio senor. Los productos que se obtenían de su cultivo se entregaban al señor en su totalidad. Los mansos eran porciones de tierra que el señor concedía a los campesinos a cambio del pago de unas rentas. stas rentas podían ser dinero, productos (una parte de la cosecha, tejidos, una gallina en Navidad…) y, sobre todo, servicios personales, como trabajar determinado tiempo las tierras del señor gratuitamente. En el feudo había grandes extensiones de bosques.

Los bosques eran propiedad exclusiva del señor, que regulaba cuándo y cómo los campesinos podían caza o buscar leña en él. En sus feudos los señores impartían justicia y cobraban impuestos. Los campesinos tenían que pagar un impuesto cuando usaban el molino, el horno y la prensa, que eran propiedad del señor. Además, los señores cobraban impuestos a los comerciantes cuando atravesaban sus dominios (peaje) y cuando cruzaban los puentes (pontazgo).